domingo, agosto 20, 2006

Hoy es domingo y estreno el blog

Hoy ha sido un día de tantos, qué quieren que les diga. Por la mañana escribí un rato y tras el almuerzo hice un paréntesis para ver una película con unos amigos. La película en cuestión no es otra que la comedia Un cádaver a los postres (Robert Moore, 1976), y a la gente pareció gustarle, a pesar de que su sentido del humor se encuentra un tanto deshubicado; al fin y al cabo treinta años son treinta años y no es ninguna novedad que toda muestra de humor viejo debe encontrar la complicidad del espectador. Finalizada la peli, hablamos un poco sobre el incierto futuro, ya que alguno de los presentes se marchará dentro de poco a Madrid, a hacer algo útil con su vida (es evidente que aquí, dentro de la bola de cristal en que vivimos, no se puede). Al cabo de un rato retornamos al presente, en concreto al todopoderoso mundo de la informática, internet y todas esas cosas, ya saben. Uno de estos amigos me propone crear un blog en el que escribir la ingente canditad de chorradas que pienso y no termino materializando, y a la vista está que pronto pasamos del dicho al hecho. En fin, poco más hay que decir: mientras escribo estas líneas ellos se dedican a tocar música de cantautor (de hecho tienen su propia página web) y yo los escucho, muy a mi pesar (la improvización a veces pesa un poco). Ignoro si llegarán lejos o no con su música, pero de momento como pasatiempo no les ha hecho ningún daño.
Por cierto, y ya que estamos empezando, no quisiera engañarles sobre mi: soy un absoluto deficiente mental en el manejo de esto de la informática, así que cualquier consejo que me den será bien recibido. Presiento que habrá de todo: insultos y halagos, alegrías y desengaños, pero en fin, supongo que todo esto va incluido en el lote. En cualquier caso, no dejen de escribir. Chao.