lunes, abril 02, 2007

Gratitud hacia tres amigos

Francisco es un místico que vive apartado en las montañas y tiene la mirada más penetrante que jamás halla presenciado, porque no necesita demostrar nada a los demás ni, probablemente, a sí mismo.

Samuel es un pesimista que vive anclado en el barrio y que tiene una mirada sencilla pero profunda, curtida en el distanciamiento hacia un entorno que le ha sido ostil y que no dejaba crecer como persona.
Iván es un nihilista beat que se refugia en una fachada de pasotismo y rudeza pero con una mirada honesta que quiere salvar a aquellos en los que el cambio aún es posible.
Los tres viven en puntos de la isla que no tienen nada que ver entre sí. Los tres son inteligentes (quiero decir con esto que no parecen tinerfeños). Los tres desearían verme salir de mi carcomido y desmoralizado YO y que me deje arrastrar por las aguas del mundo. Gracias, chicos.

Imagenes varias y una (pequeña) reflexión






Siempre que uno sale de marcha se ve inmerso en un mercadeo sexual del que es muy difícil librarse. La presión es tan fuerte que hay que tener, como mínimo, un espíritu de hierro y una autoestima en condiciones para poder sobreponerse a ese competitivo clima de apariencias y superficialidades en el que las miradas le exigen a uno ser mejor que los demás.

Por una noche fuimos niños (paridas que tuvimos un grupito de filosofía en una noche de borrachera y un diálogo que no pertenece al tándem Spencer Tra

-Las pequeñas cosas son las más bravas.
-Heidegger es un hueso huesudo.
-Lo tuyo es tuyo y lo mío es mío y si puedo arrebatarte lo tuyo, lo haré.
-¡Alguien ha citado a Fernando Sánchez Dragó en el bar!
-Aquí el que no corre o calla o es cojo.
-En cosas de pareja la que manda es la almeja.
-Madrid merece una ruta guay.
-Los buenos supuestos están bien resueltos.
-El índice de alcoholemia es proporcional a la cachondidad.
-Lo importante es que los padres vean al hijo como un aliado y no como enemigo
-La ciencia es la muestra más evidente de que nos gusta establecer las reglas.
-Hay que hacer pliegues.
-Tengo una joya en mi casa que es una joya.
-Lo convencional y la potencia. Algunos estamos anclados en el solipsismo.
-Hoy no he ido a clase porque he estado releyendo unos artículos de Camus.
-Te pides tres rones y un refresco, 5,50.
-La frase “cariño, esta noche voy a hacer de ti una mujer” sólo funcionar si se tiene un referente.
-La “T” se escribe igual que las “MS” y la “E” igual que la “U”.
-Yo hago una “Q” y a tomar por culo.
-La caligrafía tiene que ver con el contexto histórico.
-A la gente que encasillas de entrada, son la nada.
-La gente de filosofía no pasa por clase, no se los ve en ningún acto cultural, ni en los cines, ni en los supermercados… ¡Joder, si te vas a pasar el día en internet, mejor estudia por la UNED!


***

Ingrid: gracias por decirme que yo soy la buena.
Iván: esa frase en ti sobra.
Ingrid: creo que tienes una mente populista.
Iván: esa afirmación necesita de un escolio.
Ingrid: tendré que darte la razón una vez más.
Iván: “La vida es bella” es un coñazo, además de tramposa, ñoña y lacrimosa.
Ingrid: a ti no te gusta porque no te gusta la gente.
Iván: yo no tengo la culpa de que todo el mundo esté equivocado.
Ingrid: tus criterios sólo son válidos para una revista de prepotentes.